martes, 19 de abril de 2011

Vampiros en Mesopotamia

Cortadles los tendones o atadles los tobillos, pero que no regresen del subsuelo. No dejéis que regresen. No dejéis que abandonen el espacio asfixiante de la tumba. Ellos envidian vuestra piel caliente y el sol con que peináis vuestros cabellos. Envidian el placer y los ratos ociosos. Tienen cuentas pendientes y envidian vuestro tiempo, vuestro ocaso lejano. Vendrán para teñir de negro la esperanza, de rojo la piel blanca. Vendrán para arrastraros al sótano del mundo:
envidian el dolor con el que dais la vida.

viernes, 8 de abril de 2011

Que un solo trazo acabe con la nada

Es sorprendente que un solo trazo acabe con la nada. Que dos trazos expresen ese asombro. Que tres sean la risa y cuatro el mundo. Cuando ves dibujar a los niños lo comprendes. No es la belleza lo que el alma busca, sino la magia que tiene lo obsesivo: esas bocas perplejas cuando avanza el color, igual que una tormenta luminosa. No es la belleza. Son las líneas erráticas de las que nunca alzaron ni el lápiz ni los ojos.