martes, 8 de noviembre de 2011

Periferia

Hay instantes en los que el sol y el alma están en vilo: en los minutos que preceden la noche en el vagón de un tren de cercanías. Porque el sol se adormece entre los cables, como un dragón de luz que se desangra sobre el abismo del mundo. Tal vez entonces alguien, alguien que no esperó jamás encontrar nada aquí en la periferia, se quede boquiabierto. Luego, después de esos momentos vacilantes, caerán el sol y el monstruo bajo la red pesada de la noche. Pero aún tenemos otro motivo más para vivir perplejos: toda una fiesta de luces que se cruzan, de silenciosas fábricas, de trenes sibilantes, de campos apagados nos espera. 

22 comentarios:

Srta. Jazz dijo...

Chapeau. He podido ver al dragón de luz desangrándose a través de la ventana. Tú, valiente por alzar con palabras al sol y la noche, tan viejos; poeta, por ser capaz de darles nuevo aliento. Abrazos

Anastasia dijo...

Fantástico

Sueño dijo...

"¡Ay qué bonito es, por favor!" Es lo primero que he pensado al terminar de leerlo.

Jesús Beades dijo...

...y las descomunales escombreras.

;)

chincheta dijo...

Me ha encantado, María.
Muy bueno.

Un abrazo fuerte, compañera,
B.

María M. Bautista dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Manuel Pujante dijo...

Me encanta. Y me encantan los trenes y los autobuses y la perplejidad detrás de la ventana y la paz de los trayectos.

Una manera preciosa de captar ese momento.
Un abrazo.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias, Manuel.
Otro abrazo.

Anónimo dijo...

María me parece la descripción del cuadro de Boccioni "fabricas en Puerta Ronana" ¿Es así? Ana Martín Orive.

María M. Bautista dijo...

Hola, Ana. Pues no tenía ese cuadro en mente cuando lo escribí, pero es verdad que puede parecerse la sensación que transmiten uno y otro. No lo había pensado hasta ahora. Gracias.

viejosretazos dijo...

Saludos. Tengo los dedos con tierra, en otro momento paso con menos inconvenientes.

Mlle. Arbalète dijo...

Y hay instantes en los que las palabras nos dejan en vilo...

julian bluff dijo...

Francamente hermoso.

Una curiosidad que no se si me vas a poder satisfacer ¿de dónde proviene el nombre del blog?.

Abrazotes.

María M. Bautista dijo...

El nombre del blog es el título de un poema que escribí y que fue la primera entrada de este espacio. Habla del pintor Piero della Francesca, que quedó ciego al final de su vida.

Muchísimas gracias por tus palabras y un abrazo.

Antonio Martín de las Mulas dijo...

Hermosos versos, hermosas metáforas. Diáfanas, precisas. He llegado aquí por casualidad y me he quedado con tu nombre.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias y bienvenido.

Miriam dijo...

Genial Volverás a escribir en el blog?

Feliz y luminosa Pascua para ti y los lectores del blog

María M. Bautista dijo...

Gracias.
Sí, en cuanto escriba algo lo pondré aquí, por supuesto.

José Luis Martínez Clares dijo...

Te podría decir muchas cosas pero todas te dirían mucho. Creo que basta con decirte que me ha encantado, que me quedo agarrado a tus palabras, que volveré, si me ayudan mis pasos. Saludos

María M. Bautista dijo...

Mil gracias, José Luis.

Anónimo dijo...

¡Pero queremos que escribas más!

María M. Bautista dijo...

¡En cuanto tenga algo lo subiré, jajaja! Y con un poco de suerte será pronto :)