miércoles, 25 de mayo de 2011

La huella de una sombra

Lo que escribo es la huella de una sombra o el rastro ya borrado del vuelo cegador de los cometas. No es ni siquiera el sol de los eclipses. Ni lo que queda cuando tú te marchas.

17 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Vaya. Me encanta.

María M. Bautista dijo...

Muchísimas gracias, Olga.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy bello María. Una imagen preciosa.
Saludos.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias, Javier. Un saludo.

903194 dijo...

"Su beso es el profundo océano.

Su beso no es el profundo océano.
Su beso es el cielo gris.

Su beso es un callejón sin salida.

Su beso es su contacto, es su aliento,
es sus dedos, es lo que queda cuando se ha terminado la risa. [...]"

es de neil gaiman, me lo ha recordado un poco.
es muy bonito

María M. Bautista dijo...

Muchísimas gracias. Muy bonito texto, no lo conocía.

Alfonso Aguado Ortuño dijo...

Hola María.Acabo de recibir el borrador de La Sombra nº 15. Tengo el privilegio de compartir la revista contigo (entre otros) Me encantó tu poema, es muy bueno y de mi estilo. Un saludo desde este lado de la pantalla y un placer visitar tu blog.

María M. Bautista dijo...

Hola, Alfonso. Muchas gracias por pasarte por aquí, me alegra que te haya gustado el poema. También es un placer para mí compartir contigo la revista.

Un saludo.
María

Sebregondi dijo...

Ay, William (Bill) Gains. Todo queda en casa o entre amigos o entre pan y pan (la miga). Hay padrinos y padrinos, este es de los de "hors catégorie".

Qué bueno, sí, que te hayas pasado por Radio Carmona. Con esas locas maravillosas. Con esas locas.

Saluda a Gains, por favor, cuando (no) le veas. En ocasiones lleva salacot, lo digo por aquello de la foto o por si tuvieras que señalarlo en una rueda de reconocimiento. Que todo puede ser.

El caso es que ha sido un placer escucharte, de verdad.

Placer relámpago, también. [Apenas se habló, entiéndeme.]

Saludos.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias. Me lo he pasado muy bien, la verdad. Y se me ha pasado volando. Ya ni me acuerdo de las cosas que he dicho...

Sarco Lange dijo...

Un sol borracho licúa sus rayos preñados de calor mientras te leo. Y todo es tan bueno.

Abrz.

María M. Bautista dijo...

Mil gracias y bienvenido.

Otro abrazo.

Ignacio Carcelén dijo...

Yo escribo en trance, cuando eres poseído, no importa que no haya papel y lápiz, tú y los demás lo notan.

maría simó dijo...

inframince

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias a los dos por pasaros por aquí. Estoy de acuerdo con lo que dices, Ignacio.

PULGACROFT dijo...

Pues a mí me parece bastante más que una sombra lo que escribes.
Precioso!
;)

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias.