martes, 1 de marzo de 2011

Nacidos bajo el signo de Saturno

Tenía trece años y mi padre me regaló Nacidos bajo el signo de Saturno. Mis ojos lo leyeron como niños atentos. Tenía trece años y en las habitaciones vacías de mi mente se instalaron los genios y los locos. Hombres arrepentidos y creadores soberbios. Misántropos y amantes que persiguen la luz de una obsesión. Y yo pensaba en la melancolía como un camino en círculos por dentro de uno mismo: un descenso constante, un ascenso continuo. No todos están locos, me decía. Tan sólo están sedientos.

2 comentarios:

Porcelana dijo...

Tengo muchísimas ganas de leer este libro desde hace un tiempo...

María M. Bautista dijo...

No te arrepentirás. Es fantástico.