jueves, 31 de marzo de 2011

Berlín en bicicleta

A veces es mejor que el cansancio nos venza. Sentarnos en un parque vencido por el sol. Ver acercarse y alejarse el cielo, cuando sube el columpio, cuando baja. Un péndulo oxidado en la ladera de la hierba quemada, en un lugar que no era el objetivo. Vencidas por las calles y el zumbido veloz de los pedales. Dejando atrás la ruta. En un parque vencido por el sol.

2 comentarios:

Beíta dijo...

Tengo que ir a Berlín, me has convencido


;)

María M. Bautista dijo...

Me alegro mucho, porque es una ciudad maravillosa ;)