miércoles, 26 de enero de 2011

No os dejéis engañar

 

Hay tormentas que llegan con el caballo blanco. Hay flores a la entrada de las cuevas. Hay falsos héroes y dragones mansos.

7 comentarios:

Miriam dijo...

Hay escritos de un blog que quedan impresos en la mirada
Me ha encantado, me lo llevo sin envolver, directamente en la pupila, mil gracias¡¡

Mae dijo...

Saber mirar más allá de lo visible, de la apariencia. Eso es poesía. Tú lo haces.
Un saludo.

(Por cierto, ¿conoces el texto de Artaud sobre Uccello?)

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias a las dos. Me alegro de que os guste. Este cuadro de Uccello es uno de mis favoritos y hacía tiempo que tenía ganas de escribir sobre él.
Mae, ¡no conozco el texto de Artaud que me dices! Pero me han entrado ganas de leerlo. Lo buscaré.

Un saludo.

Maria Bernardino dijo...

te conozco desde que eras pequeñita. Te he visto crecer por unos años. Hace mucho que no sabía nada de ti y me he llevado una enorme sorpresa al ver que ya eres una mujer y muy guapa -del reves- pero sobre todo me ha conmovido esta coincidencia con el pintor y esta belleza de blog. ¡ que bien lo ha hecho Amalia!
un abrazo de Ana

María M. Bautista dijo...

Muchísimas gracias, Ana. ¡Ha sido toda una sorpresa! Yo también me alegro de la coincidencia.

Un abrazo muy fuerte.

César dijo...

Enhorabuena y gracias por este blog, María.
No conocía el texto de Artaud. A cambio te dejo el link de un cuento de Marcel Schwob perteneciente a Vidas imaginarias, no sé si lo conocerás, también sobre Uccello. Mil disculpas porque aparece en la parte de abajo de la página. Espero que te parezca interesante.

http://cesarbarrio.blogspot.com/2010/01/circulo-negro.html

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias, César. Me ha encantado el cuento de Schwob. Y también el texto de Artaud. Realmente Paolo Uccello es un personaje fascinante, tiene un "no sé qué" y la fuerza de una misteriosa obsesión.