lunes, 25 de octubre de 2010

Calle Torrelaguna

Hace unos días me extravié en una calle que es una calle soñada, si lo soñado es la sombra del recuerdo. Para mí no fue más que un espejismo. Ni siquiera sé ya en cuál de sus casas fueron los soles mis primeros días, las lunas fueron mis primeras noches. Porque las horas de Torrelaguna están bajo el cristal de unos ojos distintos, tienen ya la medida de otros pasos. 

martes, 19 de octubre de 2010

Una niña que lee

La niña acaba de aprender a leer, dice mi profesor de Arte del siglo XX.


Acaba de aprender porque el trazo de su boca es irregular. Está deletreando. Justo este día y justo en esta hora, en que su cuarto es un baile de colores y frutas, la niña escoge el libro y está absorta. 

lunes, 11 de octubre de 2010

En Londres la mañana era muy breve

En Londres la mañana era muy breve. El mediodía, la noche. La noche, el negro abismo. La madrugada, las calles de la niebla. Y la lucha del sol por alumbrarlas.