lunes, 13 de diciembre de 2010

Los acantilados


Hay algo irresistible en la caída. ¿Para qué vais si no a los acantilados? No vais a ver el mar, sino que os llaman voces de muerte y vértigo. Y vais para temer el paso en falso. 

17 comentarios:

El de formspring ;D dijo...

Esta vista de G. Fiedrich ya no existe: Rugen sigue siendo hermosa, pero se derrumbaron los acantilados hace tiempo...

El poema en prosa que lo glosa al pie, eso sí, es indestructible en su belleza.

Saludos.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias.

No sabía que se hubieran derrumbado...una lástima, porque al menos en la vista de Friedrich son realmente bonitos (a pesar del vértigo).

Un saludo.

Anónimo dijo...

El arte de tu poesía sostiene la plasticidad de esos riscos alzados en el aire. Gracias.

María M. Bautista dijo...

Gracias a ti.

arditura dijo...

La vista de Friedrich si que sigue. No la ves?

María M. Bautista dijo...

Sí. Y menos mal.

Mae dijo...

Totalmente. Desde lo alto veo la caída, el abismo. Y el mar.
Y sí, la poesía puede ser goce y dolencia a la vez.
(Llegué casualmente a tu blog y me parece muy interesante. Hermoso y cruel. Me identifico)

Saludos

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias por pasarte a compartir los gozos y las dolencias.

Un saludo.

Enrique Sabaté dijo...

Asomados al abismo con vistas al desastre. ¡Yománticos!

María M. Bautista dijo...

Gracias por asomarte a este abismo.

mvv dijo...

tu Piero al portugués:
http://meninasvamosaovira.blogspot.com/2010/12/maria-m-bautista.html

María M. Bautista dijo...

¡Qué ilusión! Es el primer poema mío que traducen.

Muchísimas gracias, de verdad.

arditura dijo...

un placer, Maria

Sueño dijo...

¡Cuantos poetas comentantes!
"Tu Piero" es uno de los mejores poemas que jamás haya leído. (Y leo muchos poemas todos los días). De verdad, es totalmente perfecto. Puff, tengo una antolojía entera de a partir del 39, en la que cuesta mucho encontrar un poema que pueda parecérsele de lejos, y digo parecérsele de lejos.

María M. Bautista dijo...

¡Cómo exageras! ¿Será por tu vena gongorina? :)

Te agradezco muchísimo tu entusiasmo.
¡Un beso!

Beatriz dijo...

Supongo que siempre les ha gustado el peligro.
¡Muaks!

María M. Bautista dijo...

Supongo. ¡Besos!