martes, 19 de octubre de 2010

Una niña que lee

La niña acaba de aprender a leer, dice mi profesor de Arte del siglo XX.


Acaba de aprender porque el trazo de su boca es irregular. Está deletreando. Justo este día y justo en esta hora, en que su cuarto es un baile de colores y frutas, la niña escoge el libro y está absorta. 

3 comentarios:

Olga Bernad dijo...

María, gracias por esa visita a mi blog que me ha traído hoy hasta aquí. Aunque ya conocía el sitio, no te había dicho que me gusta mucho la mirada clara y profunda que has ido repartiendo por esta ceguera, y las acertadas intuiciones con las que provocas un “chispazo” de pocas palabras. Eso se ve muy bien en este texto y, especialmente, en Oídos sordos, quizá mi entrada preferida.
Seré lectora habitual.
Un saludo.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias a ti, Olga. Yo también conocía ya tu blog y tus textos, que me gustan mucho, aunque el último, creo que con razón, me ha conmovido especialmente. Seguiré pendiente de ellos.
Un saludo.

tormenta dijo...

Matisse...