miércoles, 8 de septiembre de 2010

Oídos sordos



Se tapa los oídos porque ignora que el estruendo del miedo está dentro de ella. No sabe que los negros caballos de la muerte han pasado muy cerca de su alma. Que el ruido de sus cascos se queda para siempre. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizá sí sabe todo eso, pero no cómo librase de ello. Quizá cree que todo eso todavía está fuera y no quiere dejarlo entrar. Pero está dentro y nunca podrá salir.

Por cierto, magnífico poema, ¿te habías dado cuenta?

Adaldrida dijo...

María, ¡qué ilusión me ha hecho encontrar tu blog!

María M. Bautista dijo...

Me alegro mucho. ¡Bienvenida!

Miriam dijo...

¿y no le podemos dar un atisbo de esperanza?
Es muy peque...

María M. Bautista dijo...

Yo por mí le daría toda la esperanza...aunque el cuadro no transmite demasiado optimismo...

Ignacio Carcelén dijo...

No puede taparse los ojos, sería faltar al respeto, pero tiene que alejarlo de alguna forma.