miércoles, 14 de julio de 2010

Primera noche en las ciudades nuevas

Siempre me invade una tristeza inmensa y cae sobre mí la noche de la ciudad que desconozco. En qué cama me acuesto que no es mía, qué red de calles nuevas se extiende bajo mi ventana, qué traerá la mañana que aún no he visto.

5 comentarios:

Bukowski dijo...

Cada vez escribes mejor, María.

Anónimo dijo...

Lo mejor es no renunciar al viaje ni a las ciudades, aunque esa tristeza sea inmensa, ¿verdad?

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias a los dos.

Claro que lo mejor es no renunciar a los viajes: por fortuna esa tristeza sólo aparece en la primera noche.

Anónimo dijo...

Bello e intenso. Gracias.

María M. Bautista dijo...

Gracias a vosotros.