jueves, 3 de junio de 2010

Matar a una mosca

Quizá sea ésta la escena más impresionante de Psicosis. No hacen falta la sangre ni la muerte, ni tampoco el terror de lo imprevisto. Sólo los ojos y los labios. Y un retrato de la locura pocas veces igualado. No en vano el rostro de Anthony Perkins me recuerda a los enfermos mentales de Géricault.


video

1 comentario:

AnaCó dijo...

No hacen falta la sangre ni la muerte/ ni tampoco el terror de lo imprevisto
¡Dos endecasílabos estupendos!