domingo, 13 de junio de 2010

La muerte serena

Dante vio en su sueño a Beatriz muerta. El mundo parecía estar temblando de dolor y enloquecido, allí, fuera de la habitación donde ella reposaba. Dentro, Beatriz estaba serena.
De igual modo a Ilaria del Carretto la vida la ha abandonado suavemente, casi como si se marchase sigilosa para no despertarla. Y la ha dejado soñando un sueño dulce y con el último suspiro en la sonrisa.