jueves, 10 de junio de 2010

El tiempo detenido


Me intranquiliza. La bala ya ha pasado y sigue ahí; y el cuerpo no está ni en la vida ni en la muerte, sino en la delgada frontera entre dos mundos.

3 comentarios:

Nieves dijo...

Gracias María, a mi también me encanta como escribes. Bueno es que en tu familia parece ser que se lleva de sangre. Me dejaré caer más por este lugar, que me ha fascinado. Un beso.

Anastasia dijo...

Qué fotografía más genial. ¿De quién es?

Un beso, me ha gustado mucho tu entrada. Es cierto que intranquiliza, pero a la vez agrada (es algo extraño).

María M. Bautista dijo...

Gracias a las dos.
La fotografía es de Harold Edgerton (1903-1990), que además de foógrafo era ingeniero, y logró capturar objetos que se movían a gran velocidad gracias a un tubo de flash que él mismo inventó. Sus obras son muy curiosas.

Un beso.