sábado, 29 de mayo de 2010

Quand j'estois libre

Al escuchar esta canción me imagino que la garganta es un abismo del que sale la música, como si caminase y luego se quedase suspendida sobre el vacío y recortada en lo negro. Pocas veces la voz contra la nada tiene un efecto tan poderoso y tan limpio sobre mi ánimo.




Se trata de una pieza escrita por Jehan Chardavoine en el siglo XVI.

6 comentarios:

Jesús Beades dijo...

Gracias por descubrírmelo.

Antonio dijo...

Eso que dices “imagino…” no es sino la definición de una sensibilidad perfecta.
Como la tuya, sin ir más lejos.

Enrique Casanueva dijo...

Quizá pueda ayudarte el oir las Folk Songs de Luciano Berio, por lo escaso que he leído de tu blog estoy convencido de que te harán experimentar la piel y la poesía.

http://www.youtube.com/watch?v=5-YMbtkOuvQ

Tal vez nos conozcamos ahora que nos desconocemos sutilmente.

Un cálido saludo.

María M. Bautista dijo...

Muchas gracias por la recomendación, Enrique. Las Folk Songs me han parecido auténtica poesía, como muy bien dices.
Otro cálido saludo para ti.
María

Enrique Casanueva dijo...

Aquí te dejo esto (por si hace una ojeada):

http://enriquecasanueva.blogspot.com/

María M. Bautista dijo...

Gracias, Enrique. Me pasaré por allí.