sábado, 24 de abril de 2010

El asombro


Hay bocetos que superan con mucho a la obra terminada. Para mí este es uno:
el asombro; aquello que ha fijado sus miradas; el reflejo de aquello en los dos rostros; los labios temblorosos esperando recuperar el habla; la luz que viene de donde no vemos; y ese gesto que dice "nuestra vida ha cambiado en este instante".


3 comentarios:

Jesús Beades dijo...

Tu prosa está preñada de endecasílabos. Lo digo no sin asombro.

María M. Bautista dijo...

Es verdad; creo que no puedo evitarlo, no es algo intencionado...me doy cuenta después.

E. G-Máiquez dijo...

"La luz que viene desde donde no vemos" es un endecasílabo que se desborda, y una belleza perfecta.